MDF y aglomerado …

Diferentes tableros de «madera» para reformas y construcciones de muebles: diferencias entre aglomerado, MDF, MDP, contrachapado o OSB.

Posiblemente hace algunos años, no estábamos necesariamente tan familiarizados con estos materiales, eran más del círculo de tecnicismos de producción o prescripción. Pero quien no ha comprado un mueble en «Amanoz», como dice el escritor francés Henry Valero, y se ha encontrado con la dificultad de clavar un tornillo o un clavo en esos materiales con partículas de madera.

Decir que es madera, sería mucho, decir que es un aprovechamiento de ese bien es mucho más correcto, y como siempre, la calidad es el gran diferenciador de esos productos más que su tipología de producción, y sobre todo que cada uno de ellos haga la función para la cual ha sido creado; no todos los muebles son los mismos.

El más conocido sería el conocido como aglomerado y MDP (Medium Density Particleboard). El tablero de aglomerado que tiene con diferencias notables un aspecto similar es el resultado de prensar con calor los desechos de la madera, como el aserrín y el polvo, con resina y pegamento para comprimirlos en un panel horizontal para luego pintar o melaminizar en su mayoría. El MDP tiene el mismo mecanismo de fabricación pero se distribuye el grano fino hacia el exterior y la partícula más grande hacia el interior, lo que al clavar un tornillo, puede resultar una mejora dudosa de las que se vende como innovación por ejemplo para «panelar» paredes, donde es la superficie externa la que tiene más importancia final en la función.

En este artículo vamos a hablar casi exclusivamente de aplicaciones horizontales, salvo algún estante.

El tablero de MDF (Medium Density Fiberboard) cuyas medidas estándar son aproximadas de 1220 mm x 2440 mm con diferentes grosores desde 2.5, 3, 4.5, 5.5, 9, 10, 11, 12, 15 a 18 mm son fibras de madera aleatorias unidas por resina sintética comprimidas con presión y calor. De forma general no resisten bien al agua, se hinchan con facilidad, y depende de lo cerrado y sellado que estén en superficie y cantos, pero hay versiones más sofisticadas hidrófugas.

Los contrachapados, cruzados (CLT) o no, son también tableros obtenidos de láminas, denominadas en la jerga profesional chapas de ahí su nombre, de madera más finas superpuestas encoladas con presión y calor, y tienen una visión característica desde el borde porque se ven las capas. Los tableros de madera contrachapada están hechos de láminas de madera superpuestas, pegadas perpendiculares y prensadas con calor. Dentro de este grupo podríamos incluir el tablero marino, el tablero mixto de chapas de diferentes maderas chopo, pino… Tablero Okume cuando la madera es específica, toma su nombre pero sigue siendo en láminas prensadas.

OSB (Oriented Strand Board) son muy característicos de aspecto tanto en packaging, logística como en arquitectura cuando se muestra el material «rustico» o como es, pero preferiblemente en espacios minimalistas, tiene en nuestra opinión una difícil combinación en espacios rústicos, porque derivan de épocas muy diferentes, todo se ha de probar. Un tablero OSB se ve lo que es, son astillas aleatorias de madera reciclada, prensada con calor y unidas con resinas. Son resistentes porque a diferencia de los aglomerados no tienen espacios vacíos interiores, ni nudos, ni grietas propias de la madera, lo que los hacen muy resistentes. Pero tienen una superficie rugosa sobre la cual es posible aplicar productos laminados sobre ellos.

Sobre laminados hablamos en otra ocasión.

Un comentario

  1. Pingback:HPL, CPL, melaminas ... - Mola Rehabilitar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *