Proyectar

¿Qué quieres rehabilitar?

Una proyectación es imaginar, creer y crear, y no es patrimonio exclusivo de ninguna profesión, ni actividad. De hecho una de las cosas que distingue un proyecto bien gestionado, de la acción pura, del hacer sin idea, que también esta bien, pero que en una obra se puede convertir en un problema, es haber hecho un dibujo previo de lo que uno imagina y quiere, y contrastarlo con la realidad y con los expertos, claro, pero sobretodo con las posibilidades que uno espera.

Y una herramienta muy potente para hacer esto y ausente de objetividad, que nada tiene que ver con el perfeccionismo ni la habilidad, sino con la intención de plasmar algo : es el dibujo.

Lamentablemente esta práctica tan útil para todo, es la gran ausente de la escolarización, siendo solo tratada en la especificación de algunas carreras humanísticas y sin afán de hacer útil esta habilidad. Y si esta es una crítica docente como profesora de universidad, talleres, cursos … pero sobretodo como madre.

Cuando das forma mental y gráfica a tus ideas, estas se materializan se fijan en un papel, no depende de la habilidad de la herramienta, ya que la utilización de un lápiz es algo que conocemos bien, sino de tu capacidad y voluntad de hacer,de crear.

Y hay mucho de espiritualidad en ese hecho, una actividad que poco a poco la sociedad ha ido apartando para dar paso a automatismos que obvio buscan la perfección formal, pero que no acaban de mostrar lo que uno realmente desea y siente, lo mismo le pasa a la literatura, la poética o la música, son capaces de mostrar el alma de un ser.

En cada trazo hay atención y detalle. en cada parte de la construcción total del dibujo hay una realidad escondida de lo que uno espera que se convierta eso.

Cuando un estudio, se inicia con la observación y la plasmación del proyecto, esa es una muy buena señal. Así que toma:

  1. Una libreta de tamaño medio y portable , DIN A5 por ejemplo, de unos 250 gr, porque te dará sensación de estabilidad y firmeza.
  2. Un portaminas de 0,7 HB, de trazo claro, suave y ligeramente moldelable.
  3. Una goma cómoda de las que borran para «enmendar» fácilmente errores.

Y sencillamente mira, recuerda y dibuja. En la proyectación todas esas sensaciones son muy oportunas para imaginar y crear, ese es el primer paso para la compresión de nuestro entorno, y de lo que esperamos de aquello de lo que queremos hacer.

Así que te invitamos a que lo pruebes.

Envíanos una imagen ( fotográfica) que capte, eso que te interesa de tu espacio, nuevo, viejo o deseado. Una sola imagen resumen y cohesionadora, que transmita lo que sientas, porque lo que estamos buscando es un concepto global para ir cerrando el círculo y la reproduciremos.

Este es nuestro email ¡Anímate!