Materiales,  Techos,  Técnica

La carcoma y la vigas

En cualquier restauración de una casa antigua, este será seguro un tema de interés a tratar.

Las carcomas o queras son el nombre común por el cual conocemos a ciertas larvas de varias especies de coleópteros, tipos de escarabajos, que perforan madera muerta cuando son larvas, actúan especialmente en las vigas, muebles, artesonados o cualquier elemento fijo estructural realizado en madera natural, les encantan las maderas blandas, como el pino y el cedro, en cambio las maderas como el roble, son muy duras y rara vez son atacas por la carcoma.

Estos animalitos emprenden el vuelo durante la temporada más cálida (de primavera a otoño) en busca de fuentes de alimento.

Son llamativos los agujeritos superficiales de entre 2 milímetros hasta los 8 milímetros que muestran su presencia y la de las largas galerías que perforan en el mueble de turno, la carcoma nunca pone sus huevos en la superficie porque ahí estarían expuestos y quedarían desprotegidos, así que siempre lo hace en el interior de la madera. Otro signo habitual es el serrín resultante de su trabajo en la madera.

Aún así muchas de las vigas «atacadas» mantienen su robustez y firmeza, algo que cuesta deducir, pero que muchas veces al sustituirlas y hacer la prueba de serrarlas; es posible advertir que siguen o hubieran seguido haciendo su uso.

¿Qué hacer entonces?

Informarse e inspeccionar todos los elementos de madera estructurales y muebles de la casa, y dónde hay una pieza afectada es muy posible que hayan otras.

Hay productos insecticidas que nos ayudará a evitar que sigan haciendo galerías en nuestras estructuras. Se han de introducir en los agujeros y tapar la pieza con plástico durante el tiempo que aconseje el producto, y posiblemente repetir el proceso un par de veces de forma adicional. Hay también opciones más naturales como mezclar de aceite de árbol del té y aguarrás

Posteriormente una limpieza a fondo, es posible con productos naturales como el limón que es muy efectivo con la suciedad y es aromático

Y por último un acabado con cera o un barniz, e incluso nutrir la madera con aceite de linaza.

Otro insecto xilófago es decir que se alimentan de la madera es la termita, es difícil distinguirlas, a estas últimas no les gusta la luz solar

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.